La contaminación acústica es una enfermedad. Para la Organización Mundial de la Salud el ruido del tráfico por sí solo es dañino para la salud de una de cada tres personas en Europa y, especialmente, los niveles de ruido nocturnos pueden dañar gravemente la salud.

A medida que la población continúe creciendo las fuentes de ruido serán cada vez más numerosas. Como especie humana, no somos capaces de cambiar completamente nuestro ambiente, costumbres y leyes de contaminación acústica para eliminar los ruidos excesivos. Sin embargo, sí que hay soluciones que podemos hacer para hacer frente a la contaminación acústica en nuestro día a día:

  1. Apagar los equipos eléctricos.

    Ordenadores, videoconsolas, televisores y similares hacen ruido aunque no estén en uso, ya sea por un ventilador girando o un ruido agudo, apenas audible, que algunos televisores emiten en modo de espera. Con el tiempo, todos estos sonidos causan estrés en los oídos. Hay que apagarlos cuando no se utilicen. Además, se ahorrará algo de dinero en electricidad.

  1. Comprobar el ruido de tu casa u oficina.

    Se pueden hacer muchas cosas para reducir el ruido en casa o en el lugar de trabajo. Lo más adecuado es realizar un estudio de medición acústica por un profesional para detectar exactamente donde se encuentran los problemas.

Además, siempre es útil para reducir niveles de ruido:

– Poner alfombras para amortiguar el sonido.

– Instalar mejores ventanas, sellar marcos y colgar cortinas

– Si tenemos vecinos ruidosos es adecuado poner los muebles o estanterías en esa pared.

– Poner los electrodomésticos cuando vayamos a salir de casa.

  1. Enmascarar el ruido.

    Hay varias opciones disponibles. Y es que a algunas personas les gusta crear sonidos tranquilos a su alrededor. Se puede hacer esto encendiendo un ventilador o instalando una pequeña fuente o catarata que nos haga escuchar el ruido del agua. Puede parecer paradójico porque estamos creando más ruido, sin embargo, estas cosas ayudan a enmascarar los sonidos más desagradables que de otra manera molestan.

Otra opción para las personas que necesitan ayuda con los ruidos podría ser una máquina de ruido blanco. El ruido blanco consiste en sonidos de todas las frecuencias audibles (de la misma manera que la luz blanca es una combinación de todas las longitudes de onda visibles). El ruido blanco es capaz de enmascarar eficazmente la mayoría de los sonidos exteriores.

También existen dispositivos de “cancelación de ruido”. Estos dispositivos utilizan un micrófono para interceptar sonidos entrantes. A continuación, envían señales “anti-ruido” para eliminar el ruido. Los auriculares con cancelación de ruido o las aplicaciones para teléfonos están entre las opciones posibles. Dispositivos tipo audífono también están disponibles, pero son más caros.

  1. Tapones para los oídos.

    A veces las soluciones más simples son las más eficaces. Si el ruido nocturno le mantiene despierto, los tapones para los oídos podrían ser su solución para el sueño dulce. Sólo hay que asegurarse de configurar el despertador lo suficientemente alto. Los tapones para los oídos también pueden ser eficaces en un evento o concierto ruidoso ya que, aunque no bloquean todo el ruido, conducen los sonidos a un nivel manejable.

  1. Mudarse.

    Aunque suene drástico, puede valer la pena. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los niveles de sonido y los efectos de la contaminación acústica pueden variar bastante incluso dentro de una misma ciudad. Igual no hay que moverse muy lejos para experimentar un descenso significativo del ruido. Elegir un hogar lejos de las rutas de los aviones, de los trenes, de las carreteras, o de los polígonos industriales es la mejor opción. Hay ciudades que han publicado incluso mapas de ruido que muestran las calles y áreas que son más ruidosas para tenerlo en cuenta.

Nuestra web activa cookies propias principalmente, pero también emplea cookies de terceros para conocer datos relacionados con el tráfico de visitas. Si pulsas en aceptar o sigues navegando en nuestra web entenderemos que conoces y aceptas su uso. Para más información sobre las cookies o cómo desactivarlas, puedes pinchar aquí.,

ACEPTAR
Aviso de cookies